16 mar. 2011

Koala


Uf, cuanto tiempo sin aparecer por aquí. No ha sido por nada en particular, si no que la pereza me vence. Si tuviera que redimir cuentas por algún pecado capital, sin duda sería ese!! Este koala llevaba tiempo a medias por casa el pobre. Pero al fin está terminado y entregado a su dueña. 

Ya no me acuerdo de dónde lo he sacado, pero en cualquier caso, aqui está el patrón. Cliquead en cada imagen para ampliarlas.




Hay un detalle que quería conseguir, y es este, hacer las orejas peluditas:

La idea fué de mi ama. Es tan fácil como cepillar la lana un vez tejida con un cepillo de púas de metal. Puede ser, como he visto en otros blogs, con un cepillo para gatos, o como lo he hecho yo, con un cepillo para ante. Es este:
Si os fijais, las cerdas son metálicas. Pero imagino que con cualquier cepillo que raspe lo suficiente y paciencia, se consigue.

3 comentarios:

  1. Bienvenida otra vez, ya se te hechaba de menos,... me encanta el koala y la idea del cepillo estupenda. En cuanto pare de hacer lulushkas sigo con los gumis. Besitos, lulú.

    ResponderEliminar
  2. umm!!! un poco ya nos tienes abandonas... pero te perdonamos, xq es tan guapo el Koala... para comérselo!!! mira q yo aun no he hecho ninguno y trabajo ahí... ya tengo delito, jejejeje

    ResponderEliminar
  3. se te acumulan??? jejeje! tu koala-koala,...nos vemos!!...;-9

    ResponderEliminar